top of page

Caracterización de la producción bananera del subgrupo cavendish en el territorio argentino.



 

La banana es una planta herbácea y es considerada uno de los alimentos más esenciales para el ser humano, ya que posee fuente de vitaminas A, B6 y C, además de un alto contenido de potasio, y puede ser consumida como fruta fresca o en cocción para acompañar otros alimentos.


Con respecto a la producción bananera en Argentina, para el año 2016 alcanzaba las 5.400 hectáreas, situándose en áreas subtropicales con baja probabilidad de heladas. Durante los últimos años las provincias de Salta, Jujuy y Formosa, representan el 66.2%, 6.2% y 27,1% respectivamente de la superficie. La misma fue creciendo desde la década del sesenta, sin embargo, en las últimas cuatro décadas, se apreció una fuerte disminución de dicha superficie cultivada debido al ingreso de producción extranjera, como banana ecuatoriana, en mayor porcentaje, boliviana, paraguaya y brasileña (INTA, 2016).


Describiéndola fenotípicamente (características visibles de un organismo), la banana es una hierba perenne del género musa, con fruto de baya alargada, hojas lisas, rizomas con meristemas de las cuales emergen las raíces y los brotes. Presenta una inflorescencia con emisión de 32 hojas aproximadamente, previas a la floración.


Esta planta es originaria del sudeste asiático, conocido desde el año 650 después de Cristo, llegó a Canarias (España) en el siglo XV y desde allí fue traída a América. La banana se cultiva en una variedad de climas, las condiciones agroclimáticas ideales para su producción es una temperatura promedio de 27° C, con una humedad del 60%, el suelo debe ser fértil preferentemente con textura franco limosa o franco arenosa, con un buen drenaje y alta capacidad de retención de agua, el valor ideal del ph es de 5 a 7 y dado que la banana es sensible a la salinidad, la conductividad eléctrica no debe superar los 1 ds/m.


Se desarrollan en mejores condiciones con un clima tropical con precipitaciones de más de 2.000 mm anuales, pero a su vez también se obtienen cultivos de buena calidad en las regiones de clima cálido con la variedad subtropical sin estación seca, con precipitaciones de 1.200 mm anuales.


Este clima favorece la producción, sin embargo, al tener algunos condicionantes en nuestro territorio como ser el periodo de heladas y la falta de lluvias en algunas épocas, obliga a que la banana deba producirse en un tiempo determinado para obtener una fruta de buena calidad, no como en los países de Ecuador y Brasil, cuya producción puede efectuarse de forma anual.




15 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page